La ética de la persuasión en las redes sociales

February 6, 2018

Recientemente escuché una entrevista en el podcast "Waking up"  de Sam Harris quien es neurocientífico y filósofo. En su programa tuvo una charla con Tristan Harris, experto en ética de la tecnología y como Sam Harris lo llama, el único "good guy" de Silicon Valley.

 

Durante la conversación se trataron temas como la competencia por la atención humana, la ética de la persuasión, las consecuencias de tener una economía basada en patrocinios publicitarios y la dinámica de la indignación.

 

 

El "buen chico" de Silicon Valley habló ampliamente del uso de las redes sociales y como éstas son diseñadas para atraer y retener la atención de los usuarios el mayor tiempo posible y así lograr que vean los anuncios para aumentar las posibilidades de ventas de los productos publicitados. 

 

Hasta ahora no existe un mecanismo regulador o concientizador de estas acciones que se dirija al público en general y sin saberlo, las personas que utilizan facebook, twitter, instagram, snapchat, etc. son "persuadidas" para seguir usando estas redes el mayor tiempo posible sin siquiera preguntarse si esto les dejará algo bueno o útil para sus vidas e incluso si es así como quieren invertir el tiempo de su existencia. Hay infinidad de estrategias para captar y retener el interés como el sensacionalismo, la recompensa instantánea, provocar la indignación, la risa, etc.

 

Como madre y maestra sé que la mayoría de los niños y adolescentes a los que se les presenta este planteamiento utilizan como argumento principal el que son ellos mismos quienes deciden utilizar ciertas redes durante el tiempo que eligen sin poner atención a los anuncios ni adquirir ningún producto; que lo hacen porque les gusta y les parece divertido y que como no son ningunos tontos y como ya lo hemos hablado muchas veces, lo hacen siempre de manera segura, sin hacer caso a extraños ni proporcionar datos personales. Aunque no hay edad para el uso y abuso de las redes sociales, son los más jóvenes quienes invierten la mayor cantidad de tiempo y atención en ellas.

 

Es muy sabido que de la utilización abusiva surge la adicción y que la gente que tenga una baja autoestima será la más propensa a desarrollar una necesidad de aprobación constante que las redes proporcionan de manera sistemática e instantánea.

 

Las fotos, videos y comentarios que tienen más "likes" se posicionan como los mejores aunque no contengan verdad o valor y las elecciones acerca de qué ver o comentar están basadas más en popularidad que en sentido y reflexión.

 

Los algoritmos utilizados por los creadores de las redes hacen que el usuario vea el mundo que quiere ver y con el que está de acuerdo sin poner a prueba ni desarrollar su juicio crítico. Esta complacencia crea una personalidad que influye en el salón de clases ya que los cursos parecen cada vez más lentos, aburridos y demandantes cuando el maestro intenta que el alumno haga inferencias basadas en varias fuentes de información y descubra cosas por sí mismo.

 

¿Quién querría hacer ese esfuerzo si las redes e Internet brindan información instantánea en un click?Es prácticamente imposible hacer que nuestros hijos y alumnos hagan al menos una utilización racional de las redes y demás sitios de Internet pero lo que sí podemos y debemos hacer, es informarnos más y hablar acerca de estos mecanismos ocultos, de sus fines y de ser posible, demostrarles la manera en que operan para que se den cuenta de que no están ejerciendo su libre albedrío como ellos lo creen.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square